Calaveritas de azúcar del día de muertos

dulce tradición mexicana
by Janeth Ochoa / Foto Flor de Capomo

En estos enlaces tenemos una galería de fotografías tomadas en el parque Morelos donde podrán ver varias calaveritas de azúcar. Las foto que tenemos para ilustrar nuestro artículo, las tomamos en Michoacán, en uno de los panteones que están en la isla de Jantizio.

Todos nuestros posts del día de muertos:
• Parque Morelos
• Calaveras de azúcar
• Texturas
• Altar de muertos

Encontramos en la red un artículo que nos pareció bastante interesante sobre toda la historia de las calaveritas de azúcar. Y les agregamos una foto al final porque en Michoacán no sólo realizan calaveritas, si no que utilizan diversas formas, como ángeles, caballos, incluso el mismo diablo.




Por Janeth Ochoa 

Esta tradición empezó en la época virreinal cuando se mezclaron los elementos prehispánicos y las costumbres indígenas Las calaveras de azúcar que adornan nuestros altares de Día de Muertos, tienen su origen en el Tzompantli que estaba presente en diversas culturas mesoamericanas y que en México se encontraron en las zonas arqueológicas de Chichen itza, Tula y El Templo Mayor.

A grandes rasgos, el Tzompantli era un altar donde se empalaban ante la vista pública las cabezas aún sanguinolentas de los cautivos sacrificados con el fin de honrar a los dioses. Otro elemento que se señala como antecedente de estos dulces es el rostro descarnado de Miclantecuhtli, símbolo recurrente en los panteones prehispánicos.

Para conocer el proceso de creación de este dulce que es muy mexicano, platicamos con Luis Jiménez, Director General de Grupo Jiménez, empresa dedicada a la elaboración de las calaveras de azúcar por cerca de 100 años.

Nos contó que esta tradición empezó en la época virreinal "en este tiempo se sustituyeron los elementos prehispánicos, las costumbres, y la opción fue crear las calaveras de azúcar, la cuál cambió de significado y ahora tiene como función honrar a los muertos", señaló.

Para que este cambio se diera se necesitaba la aprobación de los mandos religiosos, "dentro de las cosas que nos permitieron los conquistadores y en particular los sacerdotes, fue el continuar con el culto a los muertos, rezarles y ponerles una veladora ¡Claro! Con la condición de creer en Dios, de tal forma que este movimiento de culto permaneció a través de las ofrendas y por lo mismo se trató de darle un símbolo a nuestro ser querido por medio de las calaveras, convirtiéndolas en un fetiche".

Las calaveras de azúcar por mucho tiempo no se hicieron en forma comercial y la familia Jiménez inició su fabricación a principios del siglo XX cuando Raymundo Jiménez Cordero creaba las figuras por medio de una vasija de barro, en el municipio de Cultepec Michoacán. La receta pasó de generación en generación hasta que, en 1955 Raúl Jiménez comenzó a fabricarlas en diferentes tamaños y formas iniciando el negocio que hasta la fecha es el sustento de la familia.

Las calaveras de dulce tienen como base azúcar, miel y clara de huevo, y se adornan con papel estaño, flores hechas de azúcar glass, diamantina y esferas de colores.



0 comentarios:

 

Blogroll

Follow on Bloglovin

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

About

IFB